Literatura, Ocio — 03/11/2017

Grapas, tinta, dados y cartas: las tiendas de cómics en León y provincia

Publicado por

Colgando de la maraña inabarcable de datos e información que es la Red, encontramos un vídeo francamente interesante —y útil— a la hora de redactar la crónica general de las tiendas de cómics en España. Por el momento no tiene muchas visitas, y quizá por eso navega a la deriva en el universo de YouTube, arrastrado por la corriente digital. Dura algo más de media hora y tiene como protagonista a Manuel Molero, responsable de la puesta en marcha de Futurama, una de las primeras tiendas de cómics de España. Lo vemos en su negocio, rodeado de historias ilustradas en papel mientras la cámara de unos estudiantes universitarios le atrapa en plano corto y registra sus recuerdos de hace más de treinta años. Ahí estaban los orígenes, cuando apenas estrenada la década de los ochenta nadie podía comprender la locura de un emprendedor que quería abrir en Valencia una librería especializada con un sólo producto a la venta: el tebeo. Décadas después, Futurama Cómics puede presumir de solera, de haber sabido resistir a la adversidad y sobre todo, de ser a día de hoy uno de los puntos de referencia en el sector.

Pero no es el único.

Las tiendas de cómics han dejado de ser simples puntos de venta para adoptar un rol distinto, ligado a la cultura y al estímulo inagotable para las mentes más inquietas

En 1993 se inauguró en Madrid una pequeña tienda familiar, Akira Cómics. Con la familia Marugán al frente de todo, siempre hubo una constante apuesta por la innovación y la promoción durante los años noventa: juegos de cartas Magic, fanzines, publicidad en series quincenales, visitas de autores, Internet… El tiempo ha permitido que Akira siga creciendo. Se ha reinventado en épocas de crisis, ha apostado fuerte por nuevos modelos de negocio y como consecuencia de todo eso —y seguro, mucho más—, en 2012 recibió el premio Eisner Spirit of Comics, que reconoce a la librería como la mejor tienda de cómics del mundo.

Son sólo dos ejemplos, tal vez los más destacados, de cómo poco a poco los templos del arte secuencial —como se empeñó en llamar al cómic Will Eisner, uno de sus primeros padres—, han experimentado un rotundo proceso de integración en la sociedad. Convertidas en hervideros de actividades, las tiendas de cómics han dejado de ser simples puntos de venta para adoptar un rol distinto, ligado a la cultura y al estímulo inagotable para las mentes más inquietas.

León, tierra cultural y de ocio por excelencia, no se queda atrás. En el mapa de la provincia se registran hasta tres locales especializados en la venta de cómics, negocios en los que se busca la cercanía y fidelidad de los clientes en combinación con un firme compromiso social, impulsando actividades que reúnen a los jóvenes —a los de ahora y a los que lo fueron hace décadas—, en torno a un puñado de aficiones comunes. Historietas, novelas gráficas, música, juegos de mesa, merchandising y un sinfín de oportunidades que recorren los puentes desde la fantasía hasta el realismo más puro, aguardan al cruzar las puertas de las tiendas de cómics. Leotopía visita Shinigami, Elektra León y Nivel 13. ¿Te apuntas?

 

SHINIGAMI COMICS (Calle Ancha 3, Ponferrada)

Shinigami Cómics Leotopía

En la tradición espiritual japonesa —tan cargada de sutilezas que a menudo resulta incomprensible para el mundo occidental—, la idea del shinigami habla de un ser sobrenatural relacionado con la muerte, con su significado más profundo y con ese lugar inescrutable al que deben acudir las almas. La literatura nipona ha bebido hasta saciarse de esta mitología, a medio camino entre el sintoísmo y el budismo, ya que su sola mención es abono para la imaginación febril de los narradores de historias. El manga —variante japonesa del cómic—, ha sabido retomar el mito, reinventándolo hasta convertirlo en material de consumo masivo en obras como Dead Note (Tsugumi Ohba, 2003-2006). Es precisamente de este manga, adaptado también en una serie de animación para la televisión y en varias películas de imagen real, de donde toma prestado su nombre la única tienda de cómics de la capital berciana.

Con los mimbres culturales del Japón por referencia, Shinigami Cómics se abrió al público en el verano de 2008. Su primera propietaria, Verónica Conde Blanco, rompía con el estereotipo que asocia estos negocios al público masculino y en poco tiempo lograba hacerse un hueco en una ciudad de provincias que a menudo, obligaba a remar a contracorriente. Aunque ahora la tienda ha cambiado de manos, su legado como ilustradora todavía se conserva en parte de la decoración que adorna las paredes del local.

Shinigami Cómics Leotopía

Sergio Reguera Sánchez (Ponferrada, 1988) y Jose Luis Díez Franco (Ponferrada, 1982) asumieron la titularidad de Shinigami Cómics en junio de 2017. «Un mes después de abrir ya veíamos que la respuesta de la gente era buena», dice Sergio desde el otro lado del mostrador. «Conocíamos la tienda, sabíamos que había un nicho de mercado interesante y creíamos que los anteriores propietarios no terminaban de aprovechar todo el potencial que tenía». A pesar de su juventud Sergio lleva con firmeza las riendas de un negocio que, como suele suceder, comienza con una afición personal: «A mí me gusta el anime y el manga, los juegos de mesa, los juegos de rol… soy consumidor de estos productos desde hace años».

Jose es su cuñado, administrativo de profesión y tan aficionado al superhéroe americano como al universo Star Wars. Ambos reconocen que vieron en el traspaso de la tienda, una oportunidad que no debían dejar pasar. «La mejor definición de Shinigami es que somos un comercio de ocio geek. Tenemos 57 m², y un pequeño almacén a modo de trastienda. Aunque hemos variado un poco la decoración no hemos hecho cambios estructurales, por el momento tenemos que asentarnos, ver cómo funciona».

Shinigami Cómics Leotopía

Como en cualquier otro negocio, las ventas son el primer objetivo, pero al mismo tiempo hay una enorme necesidad de fidelizar al cliente; conseguir que quienes se acerquen a la tienda la sientan como algo propio y se encuentren cómodos en ella. Para eso es importante apostar por el mundo digital y las redes sociales: «tenemos una web y también tratamos de movernos por redes a diario. Mostramos las novedades, hacemos reseñas de libros… Tratamos de crear comunidad y de enseñar que nuestra oferta no sólo se reduce al cómic».

Una comunidad se crea a través de la socialización, y crece y se fortalece con el trato cara a cara, mediante encuentros de aficionados y partidas de juegos de mesa o de rol. Por eso desde Shinigami Comics se fomenta un vínculo estrecho con algunas asociaciones culturales y juveniles de la ciudad, como Team Rocket o CIMA, responsables en buena medida de la influencia de la cultura japonesa en Ponferrada con eventos de ocio alternativo como el Freak Zone, celebrado el pasado mes de abril.

Sergio y José afirman que uno de sus productos estrella es el manga, dato que concuerda con la tendencia apuntada por el Informe Tebeosfera 2016 sobre la Industria del Cómic en España, según el cual se certifica un crecimiento imparable del cómic japonés en publicaciones y ventas. Esto ayuda a definir el perfil de los clientes ya que «los consumidores de manga son adolescentes. Pero es verdad que en el mundo del cómic hay de todo, chicos jóvenes y también adultos de cuarenta años que siguen sus colecciones o compran ediciones especiales».

Shinigami Cómics Leotopía

¿Y qué papel juega la mujer en un sector tradicionalmente definido por la presencia masculina, tanto entre los clientes como en los propietarios? «Es verdad que en lo relativo a superhéroes suele haber más interés por parte de los chicos que de las chicas, pero con la salida de la película de Wonder Woman se empiezan a ver algunos cambios», dice Sergio. Una de las claves puede estar, sin duda, en la evolución del propio papel de las mujeres en sus historias. De meras acompañantes del protagonista masculino —víctimas del fridging [1] un concepto acuñado por la escritora Gail Simone que alude, precisamente, a este rol de mujeres maltratadas, hipersexualizadas y asesinadas que sólo sirven para hacer avanzar el desarrollo de los personajes masculinos—, a protagonistas de las mismas. «Aún así las chicas que vienen aquí suelen estar más interesadas por el manga que por el cómic americano», afirma Sergio.

Shinigami Cómics Leotopía

Mientras la entrevista continúa en tono distendido, entra en la tienda, precisamente, una niña acompañada de su madre. La pequeña pregunta si hay «algo de Zelda». «Libros y mangas», responde el dependiente, antes de añadir «teníamos por aquí un tomo de la historia de Hyrule…». La madre interrumpe, porque al parecer «ese ya lo tiene». Hyrule Historia es un libro de casi 250 páginas publicado en España en 2013 que contiene toda la información del universo de La Leyenda de Zelda, una saga de videojuegos de fantasía desarrollada por Nintendo.

La influencia japonesa entre los más jóvenes parece no tener fin, fenómeno que ya se viene apreciando desde las generaciones inmediatamente anteriores. En su difusión no se debe desestimar el papel de los videojuegos y del anime —plasmación del contenido del manga a la animación para cine o televisión—. Es precisamente así como aumentan por miles los seguidores de muchas historias que irrumpieron en Europa a finales de los años ochenta y noventa, como el archiconocido Captain Tsubasa (traducido en España como Campeones u Oliver y Benji), Dragon Ball de Akira Toriyama, Saint Seiya (Los Caballeros del Zodiaco) o Sailor Moon, una revolución en el género al presentar como protagonistas a cinco adolescentes guerreras.

Shinigami Cómics Leotopía

Deseando suerte y éxitos a los recién llegados al negocio, abandonamos Shinigami Cómics bajo la atenta mirada de una enorme imagen de Totoro que custodia la puerta. Totoro, un espíritu del bosque protagonista de una de las películas más exitosas del estudio de animación japonés Ghibli, reafirma la idea de que la cultura nipona tiene una importante sucursal en Ponferrada. Sin embargo no podemos olvidar las respuestas de Sergio y Jose cuando les preguntamos por su personaje favorito de cómic: ambos responden lo mismo, Batman. El citado Informe Tebeosfera 2016 afirma que es el superhéroe más leído en España. ¿Qué tendrá el mito del hombre-murciélago que sigue atrapando a los lectores desde hace décadas?

 

NIVEL 13 (Calle Monasterio 5, León)

Nivel 13 Leotopía

El Batman Day —Día de Batman— es una de las iniciativas en las que participa Nivel 13 Cómics, premiando a los fans capaces de responder correctamente una pregunta sobre el vigilante de Gotham. También celebran, junto a un centenar de tiendas de cómics de España, el Free Comic Book Day —Día del Cómic Gratis— y colaboran activamente en la organización  de eventos en la ciudad con asociaciones como El Pacto de las Janas, nacida precisamente allí, entre sus paredes. Con un fondo editorial de casi diez mil referencias distintas, acaban de cumplir catorce años en la capital —abrieron al público el 1 de septiembre de 2003— y son la tienda más importante de juegos de mesa de la provincia.

Su propietario, Ángel Yugueros Pelayo (León, 1971), tiene la experiencia del que lleva trabajando veinte años en el sector. Confiesa entre bromas que hizo sus pinitos en el mundo del dibujo cuando era un chaval, pero terminó dejándolo en manos de su hermano pequeño (Álvaro), responsable del diseño corporativo de la tienda. Ahora forma parte de la Asociación de Libreros, acude con frecuencia a la llamada de los colegios que quieren profundizar en el conocimiento del cómic y es uno de los organizadores habituales de la Feria del Libro de León. Charlamos con él bajo la presencia de una figura de Magneto, villano de X-Men, y de la pieza más cotizada de la tienda, un amenazante Galactus que no tiene precio y que llegó a Nivel 13 como recompensa por la organización de un torneo del juego HeroClix, en 2007.

Nivel 13 Leotopía

Su relación con el cómic viene de antiguo, de esa etapa de la infancia en la que los héroes salían sin esfuerzo del papel y adoptaban forma real en la imaginación. «Aprendí muy rápido y siempre fui un gran lector. Mis padres y mis abuelos me inculcaron la cultura de leer con tebeos de El Jabato, El Capitán Trueno, El Guerrero del Antifaz, Mortadelo y Filemón… Conservé esa afición con los años, la seguí cultivando y finalmente se convirtió en mi modo de vida».

Ángel reconoce con humildad que la vida le ha permitido cumplir uno de sus sueños: «ser mi propio jefe, tener mi tiendina y vender las cosas que me gustan». Nivel 13 es ahora un punto de encuentro, «un espacio en el que se reúnen otras personas como yo», afirma mientras repasa mentalmente cómo han  cambiado las cosas en todo este tiempo: «Hace algunos años este era un mundillo un poco cerrado, una especie de gueto que recibía el nombre de subcultura. Ahora esto se ha abierto mucho más y afortunadamente ha llegado gente nueva, sobre todo gracias a la televisión y al cine».

Nivel 13 Leotopía

Son precisamente las películas que anualmente llegan a las salas dando vida a los personajes de Marvel y DC (principales editoriales del cómic estadounidense), las que han avivado el interés de los aficionados —y despertado el de los que aún no lo eran—, así como ciertas series de televisión de gran impacto, como Big Bang Theory, «que han popularizado la costumbre de acudir a las tiendas de cómics, incluso sin intención de comprar nada», afirma Ángel. «Me hace mucha gracia porque llegan muchos chavalines los viernes por la tarde que vienen simplemente a pasar la tarde entre amigos, a echar el rato hablando. El otro día me dijeron que tendría que poner un estante en el medio con unos cómics para que pudieran estar mirando un rato, y son varios los que han venido buscando la camiseta de piedra, papel, tijera, lagarto, Spock (ríe)».

Pero si hay una saga que ha agitado el mercado editorial desde hace años, es la creada por el escritor y guionista norteamericano George R.R. Martin, Canción de Hielo y Fuego, o como se conoce por la adaptación televisiva para el canal HBO, Juego de Tronos.

 

A su lado se alza el omnipresente universo de Star Wars, más vivo que nunca a raíz de su adquisición por Disney. Películas, libros, cómics, figuras, merchandising… Se ha llegado a decir que la venta de productos de la saga galáctica es la tabla de salvación de las tiendas de cómics. «En nuestro caso no es así, y yo creo que Star Wars no es un valor tan seguro. Es verdad que a medida que se acerca un estreno aparecen más artículos y hay un repunte de las ventas, pero hay que tener cuidado porque el mercado es muy delicado y se puede sobrecargar». Para muchos, especialmente los que vivieron el estreno en cines de la trilogía original (Una Nueva Esperanza, 1977 – El Imperio Contraataca, 1980 – El Retorno del Jedi, 1983), La Guerra de las Galaxias permanece guardada en algún lugar entre la memoria y el corazón, mientras los nuevos episodios tratan de captar a nuevas oleadas de espectadores más jóvenes para que, como Ángel, tengan una historia que contar en el futuro.

 

Es de suponer que, para un fan del cómic desde siempre, trabajar cada día rodeado de un material que ama y que ansía poseer debe resultar tentador. Ángel sonríe ante la insinuación, duda un momento, pero se lanza a responder: «Cuando abrí la tienda me dije que siendo fan de Star Wars, tenía que tener un sable laser, así que me compré uno. Desde entonces cada vez que un amigo viene a casa, se quiere hacer una foto con él», nos cuenta entre risas. Llegados a este punto, tiramos del hilo. ¿Qué tipo de material del llamado mundo friki podemos encontrar en la casa de un amante del cómic como él? «Tengo un estudio con vitrinas y cantidad de cosas que he ido consiguiendo con el tiempo, espadas de El Señor de los Anillos y el anillo Único, una réplica de la cabeza de Pazuzu —el diablo de la película El Exorcista—, el pin de La Mano del Rey de Juego de Tronos, figuras de Mad Max, Batman, Capitán América, Jóker, algunas de serie limitada… si hablamos de precios, podéis pensar que estoy loco», confiesa.

Nivel 13 Leotopía

Pero más allá del fenómeno fan, Ángel destila pasión y profundo conocimiento por un sector que no siempre fue visto con buenos ojos. Recordamos juntos, por ejemplo, aquella reacción airada de Vicente Molina Foix al rememorar la instauración del Premio Nacional de Cómic en España en el año 2007. El escritor y cineasta lo consideraba «una disparatada instauración, (…) con el que nuestro Ministerio de Cultura enaltece al dibujante de monigotes con la misma dignidad (y el mismo dinero) que otorga al mejor novelista, poeta o ensayista del año». Ángel contesta sin dudar: «Es una opinión, todo el mundo tiene la suya, pero… Reto a cualquiera a que se lea, por ejemplo, El Arte de Volar (Antonio Altarriba, 2009), y no se emocione. Quien me diga que eso no merece un premio… reducir el mundo del cómic al trazo de unos monigotes es completamente absurdo».

De repente, nuestra conversación se interrumpe por un sutil silbido mecánico, el de R2-D2, el pequeño androide de la saga Star Wars. Procede del teléfono de Ángel, que lo tiene como tono de llamada de sus clientes en WhatsApp. «Ahora hay muchos que me preguntan por las novedades o por cómo va su pedido por aquí, es muy cómodo» nos dice mientras contesta rápidamente. Se han diversificado los canales de comunicación, como también lo han hecho los productos que ofrece, aunque reconoce que prácticamente desde que abrió el negocio, entendió que, además de cómics y libros de fantasía y ciencia ficción, necesitaba ofertar otro tipo de complementos para poder sustentarse. Y sobre todo, diferenciarse.

Nivel 13 Leotopía

Se decantó por los juegos de mesa, una modalidad de ocio que por entonces, comenzaba a despuntar en algunos países europeos como Alemania y Francia, y que suponían una revisión mejorada de los clásicos Monopoli, Risk o Cluedo. Un nicho de mercado en vías de explotación al que Ángel supo anticiparse y que no ha hecho más que crecer. «Al principio hacíamos demostraciones y organizábamos partidas en la propia trastienda, pero la oferta de juegos y la comunidad de jugadores fue creciendo tanto, que al final no nos quedó más remedio que trasladarnos a otros locales».

Nos dice que son productos muy demandados por grupos de amigos, parejas, e incluso profesores en busca de nuevas y estimulantes fórmulas a través de las cuales vehicular sus clases. En los últimos años se han convertido en uno de los regalos estrella de las navidades. «En León somos la tienda de referencia en juegos de mesa, así que por esas fechas suele venir mucha gente, también con la intención de que les asesoremos», afirma.

Nivel 13 es también el local del rol en la capital leonesa. Este movimiento lúdico, que afortunadamente ha dejado atrás su mala prensa derivada del desconocimiento, comenzó a mediados de los años setenta con el fenómeno de Dungeons and Dragons (Dragones y Mazmorras) de Gary Gygax. En la actualidad el juego de rol está más vivo que nunca, y en ciudades pequeñas como León también cuenta con una importante comunidad de jugadores.«Nosotros seguimos haciendo quedadas para jugar a rol», afirma Ángel Yugueros, quien destaca las actividades particulares de los amantes de Pathfinder, un reconocido juego en el que los participantes dejan volar su imaginación en un mundo de fantasía y ambientación medieval.

Nivel 13 Leotopía

Terminada la entrevista después de haber consumido buena parte de la mañana, nos despedimos de Ángel prometiéndole asistir a una partida de rol. Hasta donde sabemos nos aguarda un mundo desconocido con reglas propias, con problemas a los que es más fácil enfrentarse de un modo colaborativo y donde es imprescindible tomar decisiones constantemente, aunque al final será el azar, representado en una tirada de dados, el que determinará nuestro éxito o nuestro fracaso. Tal vez la vida real sea un buen lugar para aprender a jugar…

 

ELEKTRA LEÓN CÓMICS y ROCK & ROLL (Comandante Zorita 4, León)

Elektra Cómics Leotopía

Hablando de juegos, como las posibilidades son infinitas, una buena opción es apostar por las cartas. Dentro de la fantasía derivada del mundo del cómic y de la literatura del género, el juego más importante en la actualidad es Magic: The Gathering, con dos contrincantes y sus respectivas barajas frente a frente poniendo a prueba habilidad y estrategia. En todo el mundo cuenta con una comunidad de veinte millones de jugadores, y en León, su local de referencia es Elektra Cómics.

Al llegar a Elektra estalla una explosión multicolor. De fondo suena rock de garaje, guitarras y textos en inglés que se alejan de la monótona experiencia del hilo musical o de la radiofórmula masticada. Desde el escaparate hemos visto un luminoso que anuncia lo que nos espera dentro: Cómics & Rock´n´Roll.

Sale a nuestro encuentro Alicia García Melón (León, 1970), una dependienta atípica en el sector, que controla a la perfección el stock disponible en su negocio y las novedades del mercado del noveno arte, pero también ofrece la música, vinilos y biografías de los grandes artistas, dando un fuerte manotazo de personalidad a Elektra. «Aquí vamos por libre y nos va bien», dice entre risas. Pronto veremos que esa característica es habitual en ella: una carcajada sonora y sincera que acompaña cada momento de la entrevista.

Elektra Cómics Leotopía

Dice que prefiere atender bien a sus clientes y darles buenos consejos que pasarse media mañana hablando de Spiderman, o que ahora mismo es más friki que nadie porque consigue mantenerse al margen de la avalancha de series y películas que atenazan sin parar nuestro tiempo libre. «Empecé a trabajar aquí como podría haberlo hecho en cualquier otro sitio. Entonces no tenía ni idea de cómics (rie)». Desde entonces han pasado ya dos décadas atendiendo a un público especialista de aquello que más le gusta, respondiendo a sus demandas, a sus reclamaciones, a las fechas de salida y a las facturas. «Yo cogí el traspaso de Elektra en 1997. Siempre celebramos fiestas de aniversario, pero este año es más especial todavía porque el 4 de noviembre cumplimos veinte años con la tienda abierta».

Una tienda que, bajo la atenta vigilancia de Corto Maltés —el icónico personaje creado por Hugo Pratt—, se ha especializado en el cómic europeo y en esa tendencia creativa que se incluyó dentro de una corriente llamada franco-belga. «Tenemos la mayoría de las novedades, pero tendemos a quedarnos con lo que realmente nos parece interesante. El cómic americano tiene obras muy destacadas, pero personalmente me gusta más el europeo». Junto al cómic, en Elektra destaca su oferta de libros especializados, de cine, biografías y música, y a pesar de que no se vende tanto como sería deseable, Alicia opina que «quien sea de los nuestros sabrá apreciar ese material que está ahí».

Elektra Cómics Leotopía

El merchandising siempre está presente en las tiendas de cómics, normalmente asociado al cine, a la novela gráfica y a los dibujos animados, y lejos de lo convencional, aquí también podemos encontrar un interesante surtido de malabares: «Empecé vendiendo sólo diábolos pero la cosa fue creciendo y ahora tenemos mazas, pelotas, peonzas, yoyós… aquí hubo incluso monociclos, que tuvimos que colgar en el techo del escaparate (ríe). Lo de los malabares se ha desinflado un poco, pero son productos que siempre vamos a tener en la tienda» afirma con rotundidad, aunque sentencia que, después de todo, «lo que más vendemos son cómics».

Elektra siempre ha sido un motor cultural en la ciudad organizando concursos, conciertos y exposiciones. «Teníamos una pared libre para  hacer lo que llamábamos Exposiciones Eléktricas, y durante dos o tres años hicimos más de quince muestras, tanto de gente de aquí como de fuera», recuerda Alicia, añadiendo a propósito de la nostalgia que «tengo muchas cosas guardadas en una carpeta, pero soy un poco desastre para eso. Mis recuerdos están en mi cabeza». Recuerdos a menudo relacionados con la música, que ha tenido un papel muy destacado en las actividades de la tienda. «Aquí siempre hemos tenido conciertos. Incluso se grabó parte del videoclip La Última Vez del grupo Linda Guilala. Intento que hasta las presentaciones de libros estén acompañadas de algún concierto en directo, básicamente en acústico. Y una vez al año celebramos el Record Store Day —Día Mundial de las Tiendas de Discos—,  un día en el que los comercios ponen a la venta series muy limitadas, muy especiales, que se lleva el primero que llega. Ese día siempre tenemos conciertos de varios grupos y una cola en la calle que asusta a la gente del barrio», nos cuenta.

 

La pasión de Alicia por la música se siente en cada palabra. Es la actividad en la que vuelca su pulsión artística tocando el bajo en dos grupos, Los Platillos Volantes y Buffalo. «Creo que el mundo de la música y el cómic se pueden relacionar, porque al fin y al cabo son productos para gente de mente abierta. Al final esto se trata de ofrecer cosas bonitas para todas las edades, desde niños a mayores».

Elektra Cómics Leotopía

Muchas de esas «cosas bonitas» se guardan en su propia casa, donde Alicia confiesa que tiene una colección de más de cuatro mil discos y muchos cómics: «Algunas de las cosas que más me gustan no las vendo, me las quedo, aunque hay que poner límites», dice esbozando una sonrisa. «Lo último con lo que me he quedado ha sido Fire!!, de Peter Bagge, el autor de Odio, una biografía de la escritora Zora Neale Huston que me encantó».

El Informe Tebeosfera 2016 sobre la Industria del Cómic en España afirma que el perfil de lector más habitual oscila entre los 30 y los 35 años, un dato que según Alicia «se aproxima a la realidad, pero creo que sólo debido a la solvencia económica. Los chavales no pueden comprar más de uno o dos cómics al mes, porque, la verdad, es que no es un producto barato. Los jóvenes consumen más cómic de grapa, colecciones por entregas que resultan más económicas. Como en todo, al final, el que se deja el dinero es el que puede hacerlo».

¿Cuál es el perfil habitual del cliente de Elektra?, le preguntamos a la luz de los datos. «Hay de todo. Vienen niños con sus padres que ya tienen muy claro lo que quieren, muchísimos adolescentes en pandilla, y, los clientes de siempre, padres de familia coleccionistas desde su juventud a los que llevamos atendiendo media vida. Yo estoy encantada con todos ellos. Creo que la gente que viene aquí es gente que lee, que se interesa por el arte y la cultura y eso se refleja en su comportamiento y su educación», nos responde.

Elektra Cómics Leotopía

Y es que hace tiempo que el cómic dejó atrás su orientación exclusivamente infantil, rebuscó en asuntos dramáticos y crepusculares y propuso a los lectores guiones maduros y cargados de reflexión. 1986 fue el año del cambio, con la publicación de algunas de las obras más importantes de la historia: Watchmen de Alan Moore y Batman: The Dark Knight Returns de Frank Miller, alteraron para siempre el rumbo de la narrativa secuencial, y Maus  de Art Spiegelman ganó un premio Pulitzer por su conmovedora visión del holocausto y los campos de concentración. «No sé la cantidad de ejemplares de Maus que he vendido aquí, seguro que cientos», dice Alicia. «Ayudó mucho a la apertura de mentes y a que mucha gente empezara a considerar que el cómic podía ser algo conmovedor, triste, veraz históricamente y muy interesante».

El desconocimiento por parte de muchos clientes que llegan a la tienda es un gran problema, y sólo la labor de prescripción del propietario puede evitar que pasen de largo historias inolvidables. «Mucha gente me pide consejo porque no conoce nada, entran en la tienda por curiosidad y se dejan guiar. Así se dan cuenta de que hay vida más allá de Mortadelo y Filemón y de que el cómic no sólo es cosa para niños».

Elektra Cómics Leotopía

¿Y qué pasa con las mujeres en el universo de Elektra? No hace mucho se consideraba que en las tiendas había una atmósfera hostil hacia ellas, una sensación que la ilustradora, artista y escritora de cómics estadounidense, Noelle Stevenson, llegó a reflejar —fruto de su propia experiencia— en uno de sus últimos trabajos. Alicia lo tiene claro: «Me encanta ver que algunas veces entran más mujeres que hombres, porque al principio era al revés. Todo ha ido cambiando en los últimos diez años. Es más, a mí me ha pasado todo lo contrario. Han venido chicos que preferían ser atendidos por mi compañero Javi, a los que les daba apuro que les atendiera una mujer… En cualquier caso, el lado femenino le da un toque interesante a las tiendas de cómics», nos cuenta Alicia entre risas.

A la suya, desde luego, se lo ha dado. Tanto es así, que el próximo 11 de noviembre puede llegar a convertirse en la Mejor Librería Española Especializada en Cómic del año. Para alegría de Alicia —«Estoy que no me lo creo», nos cuenta— la suya es una de las cinco tiendas nominadas en los Premios Carlos Giménez del salón Héroes Cómic Con Madrid 2017.

Compite, entre otros, con la mismísima Akira Cómics de  Madrid, pero eso no resta un ápice de felicidad: «Sólo el hecho de estar nominados ya es una pasada, una alegría inmensa. Nos han propuesto montar un stand en el certamen para vender cómics, pero hemos dicho que no; vamos a ir a disfrutar del evento al cien por cien».

Elektra Cómics Leotopía

¿Qué sucederá? Ganar, no hacerlo… ¿acaso eso importa cuando tu tienda es la meta de los que buscan emocionarse con buenas historias…? ¿De los que necesitan la protección de los héroes de tinta…? ¿De los que opinan que la música suena mejor en un vinilo? ¿De los que no dudan en reconocer que la literatura inmortal también puede ir acompañada de hermosas viñetas…? ¿Qué sucederá, decimos? Que Elektra seguirá abierta muchos años más, otros veinte —¿por qué no?—, alimentando la cultura de una ciudad que se resiste a caer adormecida, y ofreciendo a sus clientes lo mejor de sí misma: Cómics & Rock´n´Roll.

 

Un último apunte. Sergio, Jose, Ángel y Alicia nos han desvelado sus imprescindibles del noveno arte. Nosotros hemos añadido un par de propuestas más. Si os animáis a votar… esta encuesta es toda vuestra.

[1] En referencia al número 54 de Linterna Verde, escrito por Ron Marz, en el que el protagonista llega a casa y descubre que un villano ha asesinado a su novia y la ha metido en su frigorífico.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies