EraPapel — 23/04/2018

De cuando el día del libro no se celebraba el 23 de abril

Publicado por

Porque, efectivamente, no siempre ha sido así. Esta semana en EraPapel, coincidiendo con la fiesta del libro, recuperamos una información publicada en el semanario leonés El Distrito Universitario, donde queda constancia de que la primera fecha propuesta para tal evento que habría de celebrarse «cada año», fue la del 7 de octubre[1].

Todo sucedió en 1926, con el país sumido en lo que se llamó el Directorio Civil de la dictadura de Primo de Rivera. En un intento de divulgar y ensalzar la importancia del libro —en este caso, español—, se pedía de los docentes y las instituciones una honda implicación «a fin de que la primera fiesta anual del libro revista toda la brillantez que su importancia requiere».

Como se suele decir, quien es asiduo lector vive mil vidas junto a la suya, de modo que desde aquí os invitamos a repasar este código de quince artículos publicado hace casi un siglo, para descubrir que ya entonces, el libro era uno de los pilares de la sociedad, y como tal merecía sincero homenaje.

Porque antes que digital EraPapel, hoy, lo rescatamos en Leotopía. ¡Feliz Día del Libro!

Día del Libro Leotopía

 

[1] Cuatro años después, en 1930, se trasladó de manera definitiva al 23 de abril, haciéndolo coincidir con el patrón de Cataluña. A partir de 1995 pasa a convertirse en fiesta internacional por la UNESCO.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies